Saltear al contenido principal

3 factores imprescindibles para que tu encargo de diseño tenga éxito

Para lograr un trabajo de calidad, además del nivel del profesional o estudio de diseño, existen tres factores importantes, tiempo, libertad creativa y dinero. Según Mirko Ilic, sin al menos uno de estos tres puntos no se debería aceptar un proyecto de diseño, y tener los tres es un privilegio que muy pocos tienen.

He hecho esta carta más larga de lo usual porque no tengo tiempo para hacer una más corta”

Blaise Pascal

El tiempo

Como diseñador, esta frase de Blaise Pascal refleja uno de los problemas a los que nos enfrentamos en nuestra profesión. Los diseñadores resumimos empresas en un símbolo, todo un año de trabajo en una memoria anual y todo lo que necesitas saber de un producto en una etiqueta. Para llegar a esta síntesis de información necesitamos mucho tiempo.

La cultura empresarial y el ritmo cada vez más rápido de la sociedad no favorece este punto. Es un clásico que te llame un cliente y te diga “lo necesito para ayer”, en muchos casos dicho con orgullo, ya que es una persona muy atareada y capaz de sacar proyectos imposibles fuera de tiempo.

Definitivamente esto no es bueno para un proyecto de diseño. La calidad del trabajo se verá afectada e incluso se penalizará en la factura, aunque no se vea reflejado.

Es importante planificar un encargo de diseño con tiempo, escoger debidamente que estudio es el apropiado para este tipo de trabajo y dejar un margen generoso entre el día del encargo y el día de la entrega. Esto no cuesta dinero y repercute en la calidad del trabajo. Además el diseñador lo agradecerá y tu proyecto empresarial también.

Libertad creativa

La libertad creativa es motivadora e inspiradora. Los clientes no saben lo sensibles que somos con nuestros proyectos. Somos capaces de trabajar muchas más horas de las presupuestadas para crear algo que nos guste y que nos de prestigio. La mejor arma de promoción que tenemos son nuestros trabajos, de ellos dependerá tener más y mejores clientes.

Además, nuestros clientes deben entender que nuestro trabajo es usar la creatividad para hacer que sus productos o servicios sean más atractivos a sus clientes potenciales y para diferenciarse de la competencia. Muchas veces nuestros clientes tienen ideas preconcebidas que no se ajustan a la estrategia que ellos mismos han planificado, quizás porque lo han visto en otro producto y les ha gustado. Por experiencia sabemos que esto puede influir negativamente en el resultado final.

Si nos dejan, trabajaremos duro y tendremos buenos resultados. Si no, haremos todo lo que podamos.

El dinero

Lo cierto es que en esta profesión el dinero es importante. El dinero se traduce en mejores condiciones de trabajo, mejores equipos y lo más importante, en horas de dedicación. Yo intento preguntar siempre al cliente de que presupuesto dispone y la respuesta que suelo recibir es otra pregunta ¿cuánto cuesta?, como si habláramos de un producto que se escoge en un lineal del super.

Esta es una pregunta complicada, depende de si trabajamos en el proyecto uno, dos o tres diseñadores y de cuantas horas se le dedicará al proyecto. Otro factor es si enriquecemos el trabajo con ilustraciones, las hay sencillas o verdaderas obras de arte. Las fotos las podemos comprar en bancos de imágenes o encargar a fotógrafos profesionales, donde tenemos una gama muy amplia de calidades y precios. La lista puede ser muy larga.

Lo cierto es que un proyecto de diseño es un trabajo a medida, se puede llegar tan lejos como el dinero nos permita. La pregunta al cliente es, ¿cuán lejos quieres o puedes llegar?

Volver arriba